UN HOTEL DE LUJO DEBE SER CONSIDERADO UN LUGAR ESPECIAL E INCOMPARABLE; SU UBICACIÓN, LOS SERVICIOS QUE OFRECE Y LA ATENCIÓN PERSONALIZADA SON FACTORES CRUCIALES SIEMPRE A CUIDAR Y MEJORAR PARA LA FIDELIZACIÓN DE SUS EXCLUSIVOS CLIENTES.

Pero además y para que un hotel sea considerado exclusivo, debe prestarse una especial atención a su decoración. Comodidad, elegancia y originalidad son los valores que deben predominar en cualquier proyecto de decoración de un hotel de lujo.

A la hora de decidir el mobiliario y la decoración de un hotel hay una serie de aspectos a tener en cuenta:

En primer lugar hay que definir la línea de diseño, combinando todos los elementos para crear un estilo único e irrepetible: colores, formas, tipologías… todo debe encajar a la perfección para crear la línea de diseño en la que se basará la decoración del hotel: arquitectos y diseñadores deben trabajar arduamente para conseguir los resultados más exclusivos. La mayoría de veces, los clientes no aprecian los elementos de decoración de manera individual, sino en su conjunto y es lo que les lleva a sentirse identificados con el hotel y por tanto a repetir la experiencia.

Posteriormente, el equipo de diseño de interiores debe tener en cuenta los diversos espacios del hotel a decorar para calcular no solo sus dimensiones sino la utilidad que tienen los mismos ya que, por ejemplo, una habitación no debe cumplir las mismas funciones que el restaurante. Además, otro factor muy importante a tener en cuenta en la decoración de un hotel de lujo es la elección de los materiales; éstos deberán ser ante todo resistentes por su continuo uso y desgaste, pero sin descuidar el buen gusto.

Resumiendo, en este artículo hemos destacado las pautas más importantes para la decoración de un hotel de lujo. Y a usted ¿le ha sorprendido la decoración de algún hotel especialmente?